Páginas

domingo, 24 de octubre de 2010

Basta con vivirla

Si de triunfar se trataba, realmente no. Tengo que reconcer que yo no he triunfado en la vida. Como se suele decir vulgarmente, yo no soy nadie, no he destacado en nada, no he conseguido grandes logros ni estoy en camino de ello. De hecho no sabría ni hacia dónde encaminarme para llegar a alguna cima. Digamos que yo vendría a ser simple y llanamente una persona anónima, viviendo un anónimo día a día.

Pero si no se trataba de triunfar.. si de lo que se trataba era de otra cosa, entonces puede que sí haya alcanzado algunas metas. No sabría decir en qué lugar he quedado, pero tampoco me parece relevante. Cuando una compite consigo misma, la victoria no se mide en función de los demás. El trinfo se siente por dentro. Cuando se cruza una meta, se acaba un proyecto, llega a su fin un viaje, o se acaba una larga espera, no es necesario que el mundo entero sepa o reconozca esa pequeña victoria. Basta con vivirla. Y contarla.