Páginas

jueves, 12 de abril de 2007

La prepotencia

es como la lluvia. Si abres el paraguas a tiempo, no te moja.
Te resbala.