Páginas

sábado, 19 de mayo de 2007

¿Y ahora qué?

La historia de Párvula es la historia de un ser tremendamente sensible enfrentado a un entorno hostil. Un ser afable, convertido en una bestia a base de limitaciones. Un ser, en definitiva, inadaptado e incomprendido, que sufre terriblemente. Es también la historia de un ser incapaz de entender que el mundo no gira alrededor de sus necesidades. Un ser tirano y autoritario esencialmente frustrado porque sus deseos y caprichos no se cumplen cómo y cuándo quiere. La historia de Párvula me recuerda al vía crucis de la adolescencia. Sin embargo, Párvula es una adulta, una mujer hecha y derecha que tiene cuenta bancaria, coche, móvil y derecho a voto. Una adulta que ante la mínima dificultad se enfurruña, llora y patalea. Una niña grande, malcriada y descontrolada, convencida de que sus padres primero, y el mundo después, deben postrarse a sus pies. Y yo me pregunto: ¿Y ahora qué?

1 comentario:

  1. Anónimo5:14 p. m.

    Y de repente el mundo giró, todo se reajustó en unos instante, pero yo ya no estaba en ninguna parte. En el vacío, en un intermedio. Y ahora qué?

    ResponderEliminar