Páginas

miércoles, 25 de octubre de 2006

¿Por qué

me enseñaste a trepar, a arrastrarme, a dejarme la piel y el alma para llegar hasta lo más alto de la montaña, si allí no había nadie?